Apenas a una hora de vuelo, la capital de Madeira nos ofrece una panoplia de opciones para disfrutar de una urbe bulliciosa y bohemia, una rica gastronomía, museos y, ya en la parte alta de la ciudad, exuberantes jardines botánicos.

Antes el visitante ha pasado por kilómetros de carretera pavimentada con adoquines, uno a uno, como los que todavía cubren la ciudad de Assomada

En 2004 la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad ochocientas hectáreas de estos viñedos enrejados y cultivados sobre campos de lava

Canarios con buena energia

El Parque Nacional del Teide es de una belleza indescriptible absolutamente siempre…