Por Fran Belín

Fotografía vía islaelhierro.com

La cocinera titular de El Secreto, en Valverde, se formó y evolucionó íntegramente en la Isla del Meridiano, donde plasma una cocina de valores e identidad; propuesta genuina la suya y en concordancia con una tradición a la que todos los días honra con briznas creativas. La alegría de la actividad diaria en los fogones se refleja en una personalidad que acopia inspiración en la figura de Alvarita Padrón, para deleite de los comensales.

Como se estila en El Hierro, ella se presenta como la hija de Aurelio Ayala, recordado político herreño, y es en las raíces familiares y el contexto del territorio donde Tania Ayala ha consolidado la alternativa culinaria a la cocina de mercado, pescado fresco y asadero.

af_Ayala_retrato
Ilustración por David Ferrer

Lejos del estereotipo de los colegas que han salido fuera para adquirir experiencia en otros lares, esta transformadora de lo que han transmitido abuelas y madres ha sabido perseverar en su sitio desde que saliera de la primera promoción de cocina y con excelente profesorado, tal como subraya. Si ese legado es la inspiración diaria y la biblia el compendio de Alvarita Padrón –gastronomía herreña de ayer y hoy- para la cocinera constituye una curiosidad que los comensales quieran saber de qué países procede ese rico caudal gastronómico que exhibe.

Al final se traduce en dar un giro y que esté francamente bueno: un escorzo intuitivo a un caldo de millo, unos langostinos fiesta o el pollo en tempura de chicharrones con gofio… en su espacio no hay lugar para espumas, ni esferificaciones, mandan los valores y se erradica cualquier atisbo de competencia en aras de consolidar un perfil culinario con sello reconocible: Tania Ayala y El Secreto.