Nadie escapa a sus garras. Afecta a niños y a adultos, a hombres y a mujeres, y tanto si eres un viajero empedernido, como si solo te mueves por el globo terráqueo puntualmente.