Metas, relaciones, lugares... a veces nos anclamos a cosas que no nos hacen bien y nos impiden despegar.