Por Salvador Aznar

El sol, los baños de mar y los deportes acuáticos  como vela, surf, windsurf o kitesurf, junto a la tradicional pesca de caña y submarina, son algunos de sus mayores atractivos.

La ciudad, que se extiende paralela a la costa, destaca por su moderno y cosmopolita trazado urbanístico. Con importantes complejos hoteleros, grandes avenidas, jalonadas de comercios, restaurantes, cafeterías y amplios parques y plazas, pensados para el paseo tranquilo.

0008-Panoramica-Agadir

Sorprende este aspecto de ciudad europea que ofrece Agadir. Una imagen, que no se corresponde con las típicas estructuras urbanas que plagadas de laberínticas callejuelas, zocos y medinas, se pueden observar en la mayoría de las ciudades de Marruecos. La razón de esta ausencia de núcleo histórico tradicional es consecuencia directa del terremoto que el 29 de febrero de 1960 destruyó la antigua ciudad.

Las ruinas de la antigua Kasbah, situadas sobre una elevada formación montañosa próxima a la costa sirven ahora como frecuentado mirador de la nueva ciudad. Desde los restos de sus antiguas murallas se pueden contemplar los siete kilómetros de playa, que unidos a la moderna Marina deportiva y al importante puerto pesquero conforman una de las estampas más populares y conocidas de la ciudad.