Cada año, al comenzar el mes de marzo, se da inicio a la ansiada temporada de zafra en las plantaciones de caña de azúcar de Ron Arehucas. Este año la recogida de la caña es aún más especial para la marca, que celebra su 140º aniversario.

La esencia de Ron Arehucas, más allá de la excelencia de sus rones, reside en la riqueza de su propia plantación de caña de azúcar. Estratégicamente ubicados en un entorno privilegiado, con condiciones climáticas óptimas gracias a la protección proporcionada por las montañas y la proximidad al mar, los campos de caña de la marca en la Finca Las Vegas, en Arucas, están listos para recibir uno de los momentos más especiales del año: la temporada de zafra.

Marzo se revela como el mes perfecto para cosechar la caña que dará vida al ron. Este periodo no solo representa una ventana ideal para visitar la destilería y observar el proceso de molienda en acción, sino que también ofrece la oportunidad de sumergirse en la rica tradición que Arehucas ha mantenido desde finales del siglo XIX y que este año celebra su 140 aniversario.
El resultado de esta zafra, junto con la calidad cuidadosamente cultivada de la caña de azúcar a lo largo del año, se plasma en los productos excepcionales de Arehucas: rones equilibrados con una intensidad aromática única, emanada de los aromas naturales de la caña y su meticuloso sistema de fermentación. La zafra se convierte así en un “viaje” que trasciende la mera secuencia de procesos; es un arte, la habilidad de extraer de la tierra un producto natural y transformarlo en algo extraordinario.

Un año más, Arehucas invitará a prescriptores gastronómicos, influencers, clientes y profesionales de hostelería y alimentación a sumergirse de lleno en el arte de la zafra, disfrutando no solo de este hito tan esperado sino también celebrando los 140 años de la marca del ron canario por excelencia: #140añosviviendoelartedelazafra.