Hoy en día es tanta la información que recibimos a diario que, en ocasiones, nuestro cerebro no tiene tiempo para decidir cuál quiere analizar y cuál no.

La forma en como se valoran los cambios físicos y psicológicos propios de la madurez juega un papel fundamental.