Alimentadas por la bravura del Atlántico, los charcos naturales en Canarias ofrecen un espectáculo para los sentidos.