Su ubicación ha favorecido que argáricos, íberos, romanos y árabes, entre otros, construyeran aquí