Muchas personas cogen aviones a pesar de experimentar gran temor a volar. Encontrarse con un grupo de niños que grita durante el trayecto no les pone las cosas más fácil

Los viajes de placer pueden funcionar como una buena terapia para afrontar miedos