Los trayectos en avión pueden funcionar como un acelerador de relaciones sociales