Arrecife pasó de ser un pequeño puerto a convertirse en la tercera capital de Canarias

Algunos asesinatos rompieron con la tranquilidad de las islas