El archipiélago canario se está convirtiendo en escenario de superproducciones de Hollywood. Sus paisajes rodados en Canarias son escaparate para el turismo.

Hollywood no nació como una ciudad para las estrellas del cine, pero se aprovechó de ellas para crecer