Cualquier persona que no trabajase se consideraba "vaga" u "ociosa". La corona española vio un beneficio en usar a estas personas en el ejército