El tributo de sangre permitía, a cambio de cinco familias canarias, comerciar con América cien mil toneladas de productos