Los profesionales de la salud deberían ser entrenados para prevenir el burnout