Martí tuvo siempre un gran respeto por Canarias. Su propia madre había nacido en las islas

Estados Unidos planeó una invasión de Canarias, territorio muy fácil de conquistar en ese momento