Alimentadas por la bravura del Atlántico, los charcos naturales en Canarias ofrecen un espectáculo para los sentidos.

Las 'levadas' son los vasos sanguíneos abiertos en el suelo de Madeira. Un circuito de 2.150 kilómetros ideado con ingenio y construido de manera encomiable