El elemento distintivo que esta ruta atesora es la colada de lava de la erupción de 1798, la penúltima en la historia de la Isla