Los baños son un auténtico placer en un mar que, cuando está muy despierto y rudo, también resulta todo un espectáculo

Una vez que se alcanza el agua, el chapuzón se convierte en un verdadero regalo