Una vez que se alcanza el agua, el chapuzón se convierte en un verdadero regalo