Las Islas cuentan con iglesias, catedrales o ermitas con un enorme valor patrimonial.

Un buen número de platos tradicionales canarios están elaborados con harina de trigo o millo.

Tendencias de coctelería que se traducen en nubes de Daiquiris, espumas auto sostenibles de Caipiroskas de mango, raviolis, falso tataki de Destornillador o flanes de White Russian.

Sin duda, en mayor o menor medida, nos hemos sobrepasado en la ingesta de grandes –e indiscriminados– banquetes y ahora, en conciencia y de perogrullo, nos hacemos conjuras para amortiguar los despropósitos.

Producto lucido y sencillez marcan estas sugerencias que pretenden proporcionar alternativas para estas fechas tan especiales

Chefs: de promesa a realidad. Abraham Ortega