Grandes edificios civiles y gubernamentales alternan su presencia en las amplias avenidas con comercios, restaurantes y cafés, confiriendo a la ciudad un cierto aire europeo

Casi intacto aunque bastante descuidado, el antiguo campo de concentración de Tarrafal ofrece una visita a uno de los capítulos más oscuros de la historia de Portugal