El archipiélago canario se está convirtiendo en escenario de superproducciones de Hollywood. Sus paisajes rodados en Canarias son escaparate para el turismo.