Por Cristina Torres Luzón

Ilustración por Ilustre Mario

Es incierto cuando uno puede necesitar ayuda, lo que sí sabemos es cuando podemos prestar la nuestra. Donar sangre es una acción altruista y no remunerada que salva y cura a diario. Un bien preciado que todos en algún momento de nuestras vidas podemos requerir y que acceder a él depende de la decisión de todos.

En 1991 se realizó un estudio en Canarias donde se observó que existían pocos donantes, siendo las principales causas la lejanía al centro de donación o el miedo a donar.

Para combatir ambas causas se fueron creando campañas de sensibilización y, por otro lado, se pusieron en marcha colectas itinerantes para acercar los lugares de donación a la población, encontrándose publicadas en el Instituto Canario de hemodinámica y hemoterapia.

¿Quién puede donar? En principio todos somos aptos como donantes, salvo en determinadas ocasiones que se indica no donar, como son en las mujeres durante los procesos de embarazo y lactancia por las propios requerimientos de hierro que necesita el organismo en dichos periodos.

Tampoco se recomienda donar cuando se han tenido prácticas de riesgo de trasmisión de enfermedades infecciosas como son VIH, VHB, VHC o sífilis. El motivo es que existe un periodo ventana de cuatro meses donde se ha podido contraer dichas enfermedades, pero todavía no son detectables.

Por último, antes de donar se comprueba que el nivel de hemoglobina sea superior a 12,5 mgr/dl, ya que si es inferior tampoco se recomienda la donación.

¿Cuántas veces puedo donar? Los hombres pueden donar 4 veces al año y las mujeres 3, existiendo un mínimo de 2 meses entre donación y donación. ¿Cuándo es mejor hacerlo? Cualquier época es buena, sin embargo, durante los periodos vacacionales es cuando más falta hace, ya que las necesidades de sangre aumentan debido al número de accidentes y las donaciones bajan.

La sangre es un bien que caduca y que no se puede fabricar. Solo a través de la donación se puede conseguir, obteniendo de una sola donación ayuda para tres personas. La sangre puede ser necesaria en operaciones, urgencias, pacientes oncológicos, tratamientos agresivos, puérperas con complicaciones…

Si te animas a ir a donar debes saber que es importante no ir en ayunas e ir descansado. Evitar fumar mínimo una hora antes y se recomienda haber cenado una dieta pobre en grasas la noche de antes. Los efectos secundarios, si se dan, pueden ser mareo y hematoma en la zona de punción, siendo estos pasajeros y no revistiendo mayor gravedad.

Por último, si nos planteamos cómo es el procedimiento tenemos que decir que es sencillo. En primer lugar se da información a la persona interesada, para posteriormente dar un formulario de entrevista y el consentimiento informado. A continuación, se realiza un examen médico donde se toma la tensión arterial y se comprueba la hemoglobina de la persona.

Si todo está correcto se procede a la donación en camillas donde se extrae 450 ml de sangre que son posteriormente usados en laboratorio para sacar 1 bolsa de concentrados de hematies, una de plasma y otra de plaquetas.

La acción de donar dura entre 7 y 10 minutos, pasando a continuación a un refrigerio para recuperarse del proceso. De este modo, contribuimos a dar una ayuda que no sabemos si en algún momento nosotros mismos necesitaremos.

Los grupos sanguíneos 0 negativo son los donantes universales, ya que su sangre puede ser usada por todos, sin embargo, ellos solo pueden recibir de donantes con ese mismo grupo. Por otro lado, los AB positivo son los receptores universales, porque pueden recibir de todos los grupos pero su sangre solo vale para los de su mismo grupo.

En cualquier caso, cualquier grupo sanguíneo siempre es bien recibido en la donación porque receptores siempre hay de todos los grupos, lo único que hace falta es que la gente se anime a donar. ¿Te sumas a ayudar?