Por Sixto Javier Pérez (@6tojavier)

Fui con muchas ganas y expectativas a ver ¡Qué guapa soy! pues nos encontramos ante una gran idea que si se desarrollaba bien podría convertirse en una de las comedias del año, pero para mi sorpresa salí indignado del cine. Nos quieren vender la idea que la belleza está en interior y que es lo más importaante, pero nada más lejos de la realidad.

La historia de la película nos cuenta la vida de una chica corriente, que se enfrenta cada día a sus inseguridades, despierta de una caída creyendo que de repente es la mujer más bella y capaz del planeta. Con esta nueva confianza en sí misma se siente capaz de vivir su vida sin complejos ni limitaciones pero, ¿qué pasará cuando se dé cuenta de que su apariencia en realidad no ha cambiado?

Resultado de imagen de i feel pretty movie

¡Qué guapa soy! intenta explicarnos que somos nosotros los más exigentes con nuestro físico, haciendo que ese miedo e inseguridad nos impida dar un paso hacia delante. Aunque el entorno en el que nos movemos nos lo pone muy difícil mostrando siempre la perfección, con tallas minúsculas, o haciendo que veamos como defectos cualquier rasgo físico que no se amolde a lo que consideran normal.

Los gags de la cinta son ridículos y apenas me hicieron reír. Poner a Schumer en situaciones ridículas o grotescas no son motivos de gracia y eso es algo que al público le está cansando, pues lo que despierta es vergüenza ajena.

Resultado de imagen de i feel pretty movie wallpaper

Amy Schumer sigue apostando por un humor vulgar, nada gracioso, que solo sirve para contentar a sus seguidores, acostumbrados a ver a la Amy de siempre, que no trata de evolucionar y vive totalmente encasillada en todas sus películas. Creo que la actriz podría sorprender muchísimo en algun papel dramático, pero mucho le costará salir de la comedia.

El resto del reparto tampoco sobresale. Me sorprende ver a la gran Michelle Williams en una película de este tipo y no lo podía haber hecho de peor manera ya que su rol es tan penoso que da hasta pena verla en pantalla. La cinta también cuenta con los pequeños cameos de las modelos Naomi Campbell y Emily Ratajkowski que poco aportan a la trama, solo están para promocionar la película. En fin…

En el apartado técnico es correcto ya que tanto la fotografía como el repertorio de canciones elegidas son acertadas. No tanto la banda sonora de Michael Andrews que no destaca en ningún momento.

Resultado de imagen de i feel pretty movie

En definitiva, ¡Qué guapa soy! es una película con buenas intenciones, y eso se valora, pero que se queda en una obra falsa y sin gracia. Una auténtica pena.

NOTA: 2 de 5

LO MEJOR

  • Tiene buenas intenciones

LO PEOR

  • Algunos chistes son muy malos.
  • Idea mal desarrollada.
  • En ocasiones aburrida y lenta.
  • Duración excesiva.
  • Amy Schumer ya cansa de verla siempre en el mismo papel.