Por Sixto Javier Pérez (@6tojavier)

Me duele mucho decirlo porque soy fan, muy fan de Bayona y del mundo Jurassic, pero esta nueva entrega de Jurassic World no me ha terminado de convencer del todo. Es cierto que es más impactante visualmente, más terrorífica y con mucha más acción que en la anterior, pero falla su  guion e incluso sus dos actores principales no están aprovechados. A pesar de ello he disfrutado mucho de la película ya que, sin duda, es puro entretenimiento.

Han pasado tres años desde que Jurassic World fuera destruido por los dinosaurios. La isla Nublar ahora les pertenece a ellos que han logrado sobrevivir en un hábitat alejado de la civilización. Sin embargo, el futuro de estos especímenes peligra por la inminente erupción de un volcán. Es hora de decidir si el hombre permitirá que los dinosaurios se extingan y se regrese a un orden natural, o si deberá tratarlos como especies en peligro de extinción y, por tanto, asegurar su supervivencia. Para Claire Dearing, exjefa de operaciones del parque, no hay duda de que se ha de proveer a esos animales de un hábitat donde permanezcan seguros. Pero para ello hay que rescatarlos y eso significa una cosa: han de regresar al parque.

Resultado de imagen de jurassic world 2 wallpaper

La película mantiene la continuidad con la del 2015, y Colin Trevorrow y Dereck Connolly vuelven a hacerse cargo del guion. Sin embargo, esta vez faltan en la ecuación dos nombres, Rick Jaffa y Amanda Silver, quienes, además de haber resucitado la saga de El Planeta de los simios, escribieron la historia para la primera entrega de Jurassic World. Puede que esa ausencia sea la que haga que ambos guiones difieran en calidad, o puede que no, pero lo cierto es que Jurassic World: El reino caído no alcanza a su precuela. Sí, sigue funcionando como película de aventuras, pero su guion ofrece más y más grande, en lugar de más y mejor.

La película se divide claramente en dos partes, la primera de ellas es en la isla y es en esta parte donde no pararás de sonreír porque todo te resultará familiar. Esta primera mitad nos conduce por itinerarios muy conocidos de la saga. Volvemos a la zona cero para encontrarnos las ruinas de Jurassic World amontonándose sobre los vestigios que quedan del antiguo Parque Jurásico. Es por tanto un doble ejercicio de regresión el que realiza Bayona, continuando la nueva historia que se presentó en 2015 a la vez que mantiene el espíritu del clásico original de Spielberg. Al igual que Tevorrow, Bayona deja patente su amor por la saga en cada plano, ya sea mediante las mil y una referencias al pasado, como mediante el tratamiento de la historia, en el que se nota mucho la mano orientadora de Spielberg. Pero el gran problema es que Bayona no nos deja disfrutar lo suficiente y enseguida nos cambia de escenario, a algo totalmente diferente consiguiendo que su final sea demasiado largo e incluso algo cansino.

Resultado de imagen de jurassic world 2 wallpaper

A pesar de que el momento de la isla es corto, puedo afirmar que es intenso. Lo que hay hasta llegar a ese intenso clímax es un trepidante y estruendoso espectáculo de acción a la altura de lo que se espera de ella. Bayona pone su pericia técnica y su excelente gusto para lo visual al servicio de una película llena de secuencias impresionantes y planos construidos con mucha atención al detalle (su manejo del espacio y la oscuridad para crear tensión es brillante). El reino caído incluye algunos de los set pieces de acción más ambiciosos de toda la saga (la huída de Isla Nublar deja clavado en la butaca) e imágenes para el recuerdo (el último plano en Isla Nublar es precioso y devastador), los efectos digitales han mejorado con respecto a la anterior (las criaturas son más realistas), y los dinosaurios dan más miedo que nunca (aunque se pasen buena parte del metraje sedados y en jaulas). De hecho, El reino caído es la entrega con más terror de la saga Jurassic.

Sin embargo, el espectáculo se ve ocasionalmente lastrado por un guion inconsistente y lleno de tópicos, villanos peores incluso que el de Jurassic World y un componente de thriller de conspiración con el que la película quizá se toma demasiado en serio a sí misma. En El reino caído no falta la diversión propia del cine de monstruos y catástrofes, pero el film aspira a ser algo más, y no siempre lo consigue.

Otro de los grandes errores ha sido ver el talento de James Cromwell (Babe, el cerdito valiente, LA Confidential), Toby Jones (El topo, Capitán América: El primer vengador) o Geraldine Chaplin (Hable con ella, Doctor Zhivago) malgastado en personajes sin desarrollar. Lo mismo ocurre con Rafe Spall (La gran apuesta, La vida de Pi) que, a pesar de tener más tiempo en pantalla, no dibuja un villano a la altura de Dennis Nedry o Vic Hoskins.

El protagonismo de Bryce Dallas Howard y Chris Pratt repitiendo como Claire y Owen nos vincula con la precuela, pero no solo no consigue rellenar el hueco de esos tres años que han pasado entre una película y otra, sino que además sus personalidades no parecen las mismas. Claire pasa de la frialdad de Jurassic World a un carácter más rebelde, más vulnerable, pero también menos atractivo. En cuanto a Owen, la falta de humor del guion hace de la presencia de Chris Pratt un desperdicio.

En definitiva, aun con sus fallos, la película cumple de sobra su papel como entretenimiento  y blockbuster estival, y satisfará a los fans de Parque Jurásico, a los que recompensa con numerosos guiños cómplices. Al igual que con Jurassic World, es recomendable no buscarle los tres pies al Rex y dejarse llevar. El reino caído se disfruta más cuanto menos se piensa y más se siente. Si uno entra, el buen rato está garantizado.

Nota: 3 de 5

LO MEJOR

  • El inicio y final
  • Fotografía
  • Efectos especiales (los dinosaurios son más reales)

LO PEOR

  • Todo el tercio en la mansión se hace eterno y repetitivo.
  • Guion forzado.
  • Los personajes secundarios no están desarrollados.
  • Villanos poco creíbles.
  • Bryce Dallas Howard y Chris Pratt no están a la altura.