Por Sixto Javier Pérez

Sin pretender ser una obra de arte, Noche de juegos es una película refrescante, original, y muy divertida que ha conseguido sacarme más de una carcajada.

La trama se centra en la cita que tiene cada semana la pareja conformada por Bateman y McAdams con un grupo de amigos para disfrutar de distintos juegos de mesa. Para variar un poco esa rutina, el hermano exitoso del personaje de Bateman propone su casa para la siguiente noche de juegos y, estando ahí, les habla de un nuevo juego en el que hay un secuestro planeado. La pareja que descubra el paradero del hermano secuestrado ganará un auto deportivo de lujo. A partir de ese momento nada es lo que parece y los involucrados se darán cuenta de que un simple juego se torna en algo real, y la mafia, los acertijos y las persecuciones se hacen presentes.

Resultado de imagen de game night movie

Detrás de esta comedia de absurdos están los directores John Francis Daley y Jonathan Goldstein, encargados de escribir la primera y segunda entregas de Quiero matar a mi jefe y quienes dirigirán, en 2020, la cinta de Flash dentro del universo de DC Cómics. Ambos conocen bien la fórmula de la comedia y saben lo que puede hacer reír. Noche de juegos no es la excepción y con las actuaciones de Jason Bateman y Rachel McAdams entregan una película de enredos que atrapa al principio y que mantiene el ritmo, aunque, ya en la recta final, situaciones y escenarios que hacen que el filme se sienta un poco forzado.

“Noche de juegos” es una película con varios de los clichés vistos en otras comedias, pero no por eso deja de ser efectiva. Hay muchas escenas geniales, que además apelan bastante a la cultura pop y no hacen lo básico del chiste escatológico como en comedias al estilo de los hermanos Wyans o algunas de Adam Sandler. Aquí el humor es inteligente y más sutil.

Además, la cinta tiene un excelente ritmo y maneja muy bien los códigos del suspenso, teniendo varios giros inesperados que la hacen, afortunadamente, poco predecible. Aquí nada es lo que parece, cosa que se agradece dentro de este género pues ya estamos cansados de ver comedia y saber cómo va a desarrollarse todo desde el principio.

Resultado de imagen de game night movie

La historia, por su parte, está llena de giros, algunos inesperados y chocantes, otros innecesarios.

El otro punto fuerte de la película es la pareja integrada por Jason Bateman y Rachel McAdams, quienes conforman dúo cómico. Su química es muy natural, son frescos y graciosos. Tal vez a él lo tenemos más presente dentro de este género y sabemos que se desempeña muy bien en él, con un estilo serio que choca con la comedia y que provoca un efecto aún mayor. Pero a McAdams no la habíamos visto en un rol similar y sorprende de una buena manera. Tampoco podemos olvidarnos del resto del elenco, que acompaña muy bien a los papeles principales. Nos otorgan personajes divertidos, bien delineados y funcionales para la trama, aportando cada uno una característica específica. Entre los secundarios se destacan Jesse Plemons (“Breaking Bad”, “Fargo”), con la composición de un policía creepy, dolido por la partida de su ex mujer; y Billy Magnussen, quien, en un polo opuesto sirve como el descerebrado que consigue causar las mayores carcajadas.

En definitiva, Noche de Juegos es una enérgica e inteligente comedia que cumple con las expectativas de la audiencia, gracias a brindar una trama consistente, divertida y llena de referencias de la cultura pop que generarán inevitables carcajadas a quien decida ir a verla.

NOTA: 3,5/5

LO MEJOR:

  • Jason Bateman y Rachel McAdams.
  • Chistes graciosos y de calidad.
  • Buen ritmo.
  • Giros inesperados.

LO PEOR:

  • Su final está un poco forzado.
  • Algunos giros son innecesarios.