Por Sixto Javier Pérez

Marvel ha vuelto a dar en el clavo. ¡Y de qué manera! Tras 10 años de universo cinematográfico, más de 20 producciones (entre películas y series) y 3 fases, los hermanos Anthony y Joe Russo nos traen la primera parte de un final tan apoteósico como impactante. No exagero al decir que estamos ante la mejor película de Marve,l pues ofrece todo lo que un verdadero fans espera. Ha sido una experiencia inolvidable, de esas que se te quedan grabadas para siempre y que dan sentido al cine de superhéroes.

La premisa es básica y se plantea desde la primera escena: Thanos, el infame tirano intergaláctico, tiene como objetivo reunir las seis Gemas del Infinito, artefactos de poder inimaginable, y usarlas para imponer su perversa voluntad a toda la existencia. Los Vengadores y sus aliados tendrán que luchar contra el mayor villano al que se han enfrentado nunca, y evitar que se haga con el control de la galaxia. En su nueva e impactante aventura, el destino de la Tierra nunca había sido más incierto, las Gemas del Infinito estarán en juego, unos querrán protegerlas y otros controlarlas, ¿quién ganará?

Más allá de ver en pantalla al elenco completo de Marvel, si hay algo que eleva la valoración de Avengers: Infinity War no son sus múltiples superhéroes, sino por el contrario, su imponente villano: el Thanos de Josh Brolin (una mixtura entre Hellboy y Darth Vader) tiene más minutos y matices en pantalla que cualquier otro personaje.

Marvel casi nunca ha sabido acertar con cómo representar a sus villanos. Es cierto que algunos pocos se libran de la purga general, como Loki; pero en su mayoría han sido enemigos vacíos, de fondo y sin una presencia potente. Thanos rompe con todo ello, descifra los errores del pasado y aprovecha esa experiencia para convertirse en el mejor antagonista al que nunca hayan tenido que hacer frente los héroes más poderosos de la Tierra.

Thanos tiene una motivación, un objetivo en la vida que se ha marcado personalmente porque cree que es lo mejor para todo el universo. No es malvado por la simple necesidad de serlo, sino que está convencido de ser el héroe incomprendido en esta historia y, tal y como lo expone, puedes llegar a empatizar con él. Además de ello se muestra inteligente, sabio y aunque pueda tener arranques de ira es controlador. A lo largo de la película se desarrolla y evoluciona, trata a sus enemigos de forma cercana y aunque lleguemos a odiarle habremos estado lo suficientemente cerca de él como para comprenderle.

En materia narrativa, no podemos decir que sea una película aburrida. Hay un conflicto sostenido; hay cosas en juego. El metraje está repletode muy bien ubicadas y desplegadas secuencias de acción. Estas poseen un ritmo ágil, contribuyendo a que los 149 minutos que dura casi ni se sientan. Naturalmente, como es de esperar en películas de la factoría, el humor está presente en más de una instancia, pero no de un modo abrumador como en otros títulos ya que uno de los puntos que más se suele criticar en las películas producidas por Marvel Studios es su humor, pues intentan no sobrecargar el peso dramático con algunas risas fáciles del público. En ocasiones ha fallado mucho por no saber encajar o usarse en exceso, pero en ‘Vengadores: Infinity War’ sabe cuándo usarlo. Las escenas más poderosas no se ven interrumpidas por chistes innecesarios, y otras que podrían marcar demasiado dramatismo nos dejan ver el dolor de los personajes y cómo intentan ocultarlo con alguna broma. En ese aspecto se refuerza a héroes como Thor, quien sale más desarrollado y profundizado que nunca.

Es una película que tiene la dura tarea de presentar y desarrollar decenas de personajes sin que parezca confuso o tedioso, un obstáculo que el film sobrelleva satisfactoriamente. Su desarrollo, tan dinámico y claro, se debe en gran parte al hecho de haber estado desarrollando y estableciendo a estos personajes a lo largo de 10 años. Si esta película hubiera sido el punto de partida no habrían tenido la misma suerte, ya que la conexión no sería la misma. Precisamente porque se tomaron tanto tiempo en crear ese lazo con los espectadores, la preocupación de estos por el destino de los personajes se agudiza, haciéndolo reaccionar con más fuerza que nunca.

También es cierto que todas estas escenas se perderían en la nada sin su brillante uso del sonido y de la banda sonora. Alan Silvestri ha logrado imponer el tema de cada uno de los personajes con maestría, reconvertir las notas musicales de los Vengadores en un tono más poderoso que nunca. Y este uso del sonido se logra más que nunca en los últimos compases de la cinta, los cuales no discutiremos aquí en profundidad pero sí remarcaremos que sin el compositor no contarían con la fuerza que tienen.

Por otro lado, los efectos especiales son, sin ningún lugar a dudas, el mayor despliegue que se ha visto nunca en el universo Marvel. Trabajados hasta el más mínimo detalle, harán las delicias de todo aquel que se acerque a ver el film, durante las 2h 30min que nos tiene sentados en la silla.

Resultado de imagen de infinity war

No todo es perfecto. Uno de los vengadores más representativos está desdibujado. A años luz de The Avengers, donde explotó al mango su doble personalidad, Hulk se redujo esta vez a una especie de caricatura. Una deformación total de su espíritu combativo. Bruce Banner luce agotado por las transformaciones y quedó reducido a un personaje casi terciario. Ni siquiera su profundo conflicto interno logra sacarlo del pantano en el que quedó atascado.

También sigue siendo extraño como algunos personajes, que se suponen humanos, peleen como si nada con seres que se vislumbran superiores.

Infinity War se deja lo mejor para el final, un final épico que a pesar de volver a recurrir a la pelea en mogollón, funciona mucho mejor de lo esperado, y desde luego mucho mejor que lo visto por ejemplo en Ultrón. Pero si algo hay que alabar de esta película es su valentía y su capacidad para darnos un final que desde luego nadie se esperaba y que deja al universo Marvel en una situación de la que habrá que ver como salen, pero visto lo visto, los Russo tienen toda mi confianza y la espera va a ser muy larga para ver como acaba todo esto y que es lo que viene después.

Resultado de imagen de infinity war

En definitiva, Vengadores: Infinity War cumple con todo lo que se le pedía. Hay espectacularidad, hay un enemigo a la altura, hay una trama buen y tienen un ritmo endiablado. Hay cambios importantes con respecto a Thanos en los cómics y también con los Vengadores. Sin embargo el trasfondo sigue siendo el mismo. Todo ello junto hace que esta sea una de las mejores películas de Marvel de todos los tiempos.

NOTA: 4,5 de 5

LO MEJOR

  • Su acción está muy bien rodada.
  • Thanos ha cumplido con las expectativas.
  • Lo atrevidas que resultan ciertas decisiones
  • La película entrega lo que promete y tiene más de una sorpresa
  • Los hermano Russo supieron hacer que 10 años de películas encajen y darle a cada personaje su tiempo de pantalla
  • En general tiene un buen balance entre escenas divertidas y de acción

LO PEOR

  • Hulk
  • ¡Qué quede tanto para la segunda parte!