Por Sixto Javier Pérez

¡Qué decepción! Estamos ante otra comedia española que reúne todas y cada una de los condiciones para ser una vulgar y espantosa españolada.

Carmen Machi y Paco León nunca me decepcionan ya que en todas sus películas consiguen que me ría sin parar, pero en esta ocasión siento decirles que no ha sido así. Y no ha sido por ellos, que lo han hecho genial, sino por el pésimo guion. La película es más drama que comedia motivo por el que, evidentemente, no estás riéndote durante toda la película, pero en los momentos en los que tendría que reírme no me ha sacada ni una sola sonrisa. Cuesta encontrar humor entre tanto desorden de ideas, ya que se centra demasiado en su parte dramática, tratando hacer memorable lo ridículo, y ridículo lo memorable.

Pensar que Carmen Machi y Paco León son sinónimos de éxito puede incitar a que el resto de la producción se aproveche de su cartel para relajarse en los aspectos narrativos y de dirección. ¿Para qué contar una buena historia si lo que venden son las caras conocidas? Esto es precisamente lo que han debido pensar con ‘La tribu‘ viendo el resultado.

¿De qué va la historia?

Virginia (Carmen Machi) es limpiadora de profesión, pero su vocación es el ‘streetdancer’. Así, practicando baile urbano, disfruta de su tiempo libre junto a sus compañeras de coreografías, Las Mamis. Además, Virginia ha recuperado al hijo que dio en adopción: Fidel (Paco León), un ejecutivo que lo ha perdido todo, incluida la memoria. Madre e hijo, junto al grupo de streetdance cuyos bailes les alegran la vida, descubrirán que, a pesar de venir de mundos muy diferentes, ambos llevan el ritmo en la sangre.

Como ya dije al principio, su guion es un auténtico desastre. Crea situaciones forzadas a su antojo, demasiadas tramas metidas a la fuerza. Pero si ya es vergonzoso su inicio ni os imagináis lo mal que lo pasé con su final. En vez de zanjar o explicar algunas subtramas abiertas pasan directamente a un horrible videoclip musical de fondo. Esa es la preferencia del film, intentar venderte una canción trillada y machacona por encima de una historia.

Hasta su crítica social se queda pobre y ambigua. Pintando a los huelguistas como holgazanes sin intenciones de buscar trabajo y explotando a sus madres o esposas tratándolas como criadas. Y luego pretende que el jefe culpable de los despidos evolucione frente al resto de los personajes que empiezan y acaban exactamente igual. Por no hablar del  papel feminista completamente impostado, donde se aprecia que no saben ni de lo que hablan. Solo hay que ver la escena del ‘me pones palote’ que le dice el jefe a una empleada cuando le pide un ascenso.

Muy bochornosa es la representación de las mujeres en esta cinta. Dice Colomo, el director, que quiere dar visibilidad a mujeres reales que no encajan en el canon de belleza. Pero en este film, es una mera excusa para hacer comentarios hirientes sobre su físico. En La Tribu, las mujeres ejercen de amas de casa o solo son un trozo de carne.

Sin duda, el punto de mayor relevancia a favor del filme es el dúo actoral. Un correcto Paco León, que, si bien en ocasiones parece caricaturizarse, vuelve a clavar la comedia. Y más aún: la que ya hizo de su madre en la inolvidable Aída, Carmen Machi, sigue demostrando en cada uno de sus trabajos, ya sea drama o comedia, que es una de las actrices más en forma del panorama actual de nuestro país.

En definitiva, una auténtica pérdida de tiempo que da vergüenza ajena. Si quieren ver cómo se hace una pésima comedia española esta es tu película.  

Nota: 1,5 de 5

LO MEJOR: Carmen Machi y Paco León.

LO PEOR: Algunos personajes del reparto desentonan con respecto a los papeles protagonistas, guion absurdo y situaciones vergonzosas.