Por Sixto Javier

Qué maravilloso es salir del cine con la sensación de habértelo pasado genial. Sin rodeos ha cumplido perfectamente su objetivo de hacerme reír durante sus casi 90 minutos. Todo esto ha sido posible gracias a una fantástica Maribel Verdú.

La historia se centra en Paz (Maribel Verdú) quien tiene una vida aparentemente perfecta. Es una mujer con un buen trabajo, buenas amigas, una relación amorosa estable. Claro que… algo falla. Y es que hay cosas en su entorno que no le gustan, pero Paz no se atreve a expresar sus sentimientos. Hasta que un día recurre a una extraña terapia que le hará decir absolutamente todo lo que piensa, sin rodeos, poniendo a todos en su sitio y diciendo a la cara la verdad. ¿Cómo sería tu vida si sólo dijeras lo que piensas?

Reconozco que fui a ver Sin rodeos con gran desgana pues al saber que Santiago Segura estaba detrás del proyecto me venía a la cabeza “Torrente” y no, no me gusta nada ese tipo de humor, pero para mi sorpresa “Sin rodeos” no tiene nada que ver con los trabajos anteriores de Segura.  El cineasta se une a la moda de los remakes al igual que hizo hace poco Alex de la Iglesia con “Perfectos Desconocidos”. En esta ocasión Segura ha elegido el film chileno de 2016 “Sin Filtro” que superó más de un millón de espectadores y que parece ser que México también se ha animado a hacer otro remake de la misma película titulada “Una mujer sin Filtro”.

En esta nueva versión Santiago Segura ha hecho una película muy divertida, de esas en las que solo tienes que dejarte llevar y disfrutar, para ello ha  exagerado los personajes y situaciones que rodean a la protagonista. Pero aquí no queda la cosa, lo mejor de todo es que la película critica constantemente temas que están de actualidad como son las redes sociales, el feminismo, el amor por los animales, los psicólogos, los videntes y otros aspectos que sin duda dan en la diana.

La película se divide en dos partes, una primera en la que vemos a una Maribel Verdú a la que le ocurren todo tipo de sucesos que la harán ir incrementando su estado de ansiedad poco a poco y en donde es casi imposible no sentirse reflejado en alguno de los momentos que se nos enseñan y una segunda mitad en donde el personaje explota y cambia radicalmente de actitud produciendo situaciones hilarantes y sorprendentes que seguro sacarán la carcajada en alguna ocasión.

Como ya he dicho al principio, el pilar de la película es Maribel Verdú. Borda el papel, es imposible que no empatices con ella y además ha conseguido sacarme muchas carcajadas. Adoro a esta mujer. Por el contrario, los secundarios está muy flojos y algunos dan vergüenza ajena como es el caso de Cristina Pedroche. Defiende muy mal su papel, ¡y mira que no era difícil! Segura mete a la fuerza cameos o pequeños papeles para muchos de sus amigos: José Mota, David Guapo, Wyoming, Flo o Quique San Francisco… Y curiosamente ninguno de ellos funciona de maravilla ni resulta especialmente gracioso…

Resultado de imagen de sin rodeos santiago segura

Solo puedo destacar a Candela Peña. Os prometo que en las pocas veces que aparece en escena no he podido parar de reír. ¿Qué tiene esta mujer que  me genera risas y más risas? ¡Quiero más Candela!

En definitiva, estamos ante una comedia que logra su objetivo de hacernos reír. Entretenida y divertida a partes iguales. Disfrutarás de la maravillosa actuación de Maribel Verdú y Candela Peña. Sin duda, la mejor terapia para terminar el fin de semana.

NOTA: 3 de 5

LO MEJOR: sketches muy buenos, Maribel Verdú,  Candela Peña y es muy crítica.

LO PEOR: Las interpretaciones de algunos secundarios como Cristina Pedroche, David Guapo, Wyoming, Flo…