Por Sixto Javier Pérez

Fui con muchas expectativas a ver El cuaderno de Sara ya que Telecinco no me suele decepcionar en el terreno cinematográfico y menos cuando el director es Norberto López Amado (“Mar de plástico”, “El incidente”, “El tiempo entre costuras”, “Tierra de lobos”, “Acusados”, “El comisario”), y si además la actriz protagonista es Belén Rueda esto tenía toda la pinta de ser un peliculón, pero siento decir que esta vez no me ha convencido. La película me ha aburrido muchísimo, hasta el punto que he llegado a desconectar de lo que sucedía deseando que terminara cuanto antes. Solo puedo destacar su preciosa fotografía y la impecable interpretación de Belén Rueda, pero esto no ha sido suficiente para salvar a la película.

Laura (Belén Rueda) busca a su hermana Sara (Marian Álvarez), una cooperante desaparecida en África, en medio de la selva del Congo. Ni la ONG para la que trabaja, ni la embajada tienen noticias de su paradero, hasta que aparece como única pista una foto de Sara en un poblado minero. Para encontrarla, Laura decide emprender un peligroso viaje al corazón de África, un territorio dominado por los señores de la guerra y los ejércitos de los niños soldados. Siguiendo su cuaderno, el diario de su vida antes de llegar a África, esta valiente mujer se adentrará en una aventura que la llevará hasta todo un infierno de intereses ocultos, enfrentándose a la verdad sobre las actividades de las potencias mundiales en el Tercer Mundo.

Resultado de imagen de el cuaderno de sara

Las localizaciones reales son lo más espectacular de la película, que tarda demasiado tiempo en alcanzar un buen pulso narrativo a causa de un aspecto demasiado televisivo y, sorprendentemente, por un guion con sobredosis de exposiciones habladas y poco naturales, más literarias que cinematográficas. Digo “sorprendentemente” porque quien escribe El cuaderno de Sara es Jorge Guerricaechevarría, uno de los mejores (si no el mejor) guionista del cine español actual y justamente el guion, a mi parecer, es el punto más flojo de la película.

La presentación de los personajes es tan acelerada que termina el film y aún no conoces del todo a sus protagonistas. Nos conduce de una forma demasiado directa hacia el tema central: la guerra por el coltán en la que vive sumergido el continente africano en general y el Congo en particular.

Debo reconocer que el film tiene un buen arranque, en el tramo central funciona aunque es algo reiterativo, pero en conjunto se hace muy largo y el desenlace es algo abrupto, no está bien contado, da la sensación de que en la sala de montaje se recortaron escenas, secuencias o momentos que habrían contribuido a que todo fluyera mejor. Se queda muy en la superficie de todo lo que cuenta, le falta profundidad. Hay muchísimas escenas que son muy poco creíbles por lo que le resta seriedad al film.

Resultado de imagen de el cuaderno de sara

Y con respecto a su final solo les puede adelantar que ha sido de todo menos emocionante. Se han volcado más en el tema visual dejando a un lado el guion. “El cuaderno de Sara” tiene una buena factura visual, destaca especialmente la fotografía de David Omedes. Hay varios planos aéreos muy conseguidos que impresionan muchísimo.

Como ya dije al principio, muy buen trabajo de Belén Rueda que aparece en la mayoría de planos y sabe mostrar la angustia que le toca vivir. Como siempre, consigue sorprenderme.

En definitiva, El cuaderno de Sara no es una buena película, es cierto que tiene una espectacular factura técnica, pero prescindible en cuanto a una pretensión de mostrarse realista (especialmente en lo que se refiere al arco argumental de varios de sus personajes), atiborrada de lugares y situaciones comunes que simplemente pretenden encogernos el corazón, pero sin ir más allá, y con demasiado ruido y poca sutileza.

Resultado de imagen de el cuaderno de sara

NOTA: 2 de 5

LO MEJOR: Belén Rueda y la fotografía.

LO PEOR: guion, profundiza poco en el tema, final irregular, personajes pocos desarrollados y demasiado larga (casi 2 horas).