Por Sixto Javier Pérez

Reconozco que soy  muy fan de Saw, película que me ha marcado muchísimo, pero no por ello voy a aceptar cualquier cosa que tenga su nombre. Hace 7 años nos confirmaban que Saw VII sería el final de la franquicia algo que me pareció totalmente coherente puesto que cada entrega iba de mal en peor. De repente nos enteramos que la franquicia volvería con el título de Jigsaw, algo que no me sorprendió ya que esta saga de bajo coste ha dado muchos beneficios. Fui optimista (demasiado) al pensar que durante todo este tiempo estarían preparando un regreso por todo lo alto con un guion sorprendente y unos juegos mortales de lo más retorcidos….Pues siento decirles que esta nueva entrega es un auténtico fiasco. Después de tanto tiempo desde la última ¨Saw¨, lo mínimo era que se produjeran algún tipo de novedad en el argumento, o al menos una nueva perspectiva que renovara a una franquicia agotada desde hace años.

Si quieres ver un nuevo capítulo de CSI esta es tu película. Desde el minuto uno me daba la sensación de estar viendo un capítulo de la famosa serie. Viendo el resultado final no entiendo cómo la película no fue estrenada directamente en formato doméstico. No merece verla en pantalla grande. ¿Dónde ha quedado el gore que tanto caracterizaba a Saw? ¿Y esos juegos mortales que se te quedaban grabados en la cabeza durante días? Sin duda, las trampas son el sello personal de la franquicia y la razón por la que se exprime al máximo la saga, entonces, ¿por qué no se han esforzado en ofrecernos a los fans lo que queríamos ver? Nos ofrecen juegos rutinarios y poco originales ya que son muy parecidos a los ya vistos en las anteriores entregas.

Su guion no es aterrador, ni tenso y aún menos  entretenido. Las locaciones, la forma de iluminar y las torturas dejan mucho que desear. Y si nos metemos con las interpretaciones apaga y vámonos. Nada creíbles, los actores no consiguen transmitir todo el sufrimiento y dolor. Ellos mismos son conscientes de la situación en la que se encuentra la saga, por lo que no se esfuerzan en hacer creíbles sus torturas.

Como aspecto positivo solo puedo señalar su final. No te esperas para nada ese giro tan sorprendente. También me ha gustado el regreso de Tobin Bell como Jigsaw. A pesar de su escasa aparición consigue que su presencia siga siendo aterradora.

El filme lo dirigen los hermanos Michael y Peter Spierig (Predestination, Los no muertos). Por su parte, los guionistas Josh Stolberg (Piraña 3D, Hermandad de sangre) y Peter Goldfinger (Hermandad de sangre, Eight Days a Week) firman el libreto de este proyecto que cuenta con el apoyo de los creadores del film original, James Wan (Expediente Warren: El caso Enfield, Insidious: Capítulo 2) y Leigh Whannell (Stem, Insidious: Capítulo 3), implicados como productores ejecutivos.

En defintiva, Saw VIII es otra prueba evidente que nos confirma que la franquicia hace tiempo que ha dado todo lo que tenía que ofrecer. Sacar nuevas entregas solo consigue ensuciar a la franquicia ya que no ofrece nada nuevo ni impactante, es más de lo mismo. La película fracasa en su intento de remontar una saga desgastada y que no aporta nada al panorama de cine de terror actual.

Nota 1,5 de 5

LO MEJOR: Su final y Tobin Bell como Jigsaw

LO PEOR: Toda la parte de investigaciones, diseño de producción, trampas poco originales, poco gore, guion e interpretaciones.