Por Diego Ojeda

 

Pilotos,

médicos,

cantantes,

arquitectos,

cocineros,

electricistas,

boxeadores,

poetas,

funcionarios,

cirujanos,

taxistas,

actores,

futbolistas,

diputados,

(…)

Todos hemos llorado por alguna mujer.

Del libro Mi chica revolucionaria