Por vacaciona2

Portugal es un destino que cada vez se está poniendo más de moda. Y no es de extrañar. De hecho pensamos que es un merecimiento que está llegando tarde. Cuando nosotros visitamos Oporto íbamos con esa idea de que las tierras lusas son aburridas y que son poco interesantes. O eso escuchábamos. Sin embargo fue pisar la tierra de los vinos y quedarnos embrujados por completo. Elegir siete lugares que debes visitar sí o sí es quedarnos cortos. Pero éstas son las joyas indispensables de Oporto que no debes dejar de ver de cualquier forma:

IGLESIA DEL CARMEN. Si hay algo que se destaca en Oporto son sus iglesias, pero especialmente porque muchas de ellas llevan ese azulejado portugués, en color azul sobre fondo blanco. Aunque la Igreja do Carmo fue construida en el siglo XVIII, los azulejos no fueron puestos hasta 1912. Sus dibujos representan  la fundación de la orden Tercera de las hermanas Carmelitas. De hecho este templo está adosado al Convento y al Hospital de los Carmelitas.

FUENTE: Afasoft.

LIBRERIA LELLO E IRMAO. No es una librería cualquiera. Bueno, tiene un fondo como la de cualquier otra. Pero su encanto reside en su arquitectura y decoración neogóticas, erigidas en 1906. Las estanterías parecen de estas bibliotecas antiguas que llegan al techo. Pero lo mejor son sus escaleras cruzadas, cuya inspiración le sirvió a J.K. Rowling para las de Hogwarts en la saga de Harry Potter. Pero, ¡cuidado! Ahora para entrar hay que pagar 3€. Vale la pena.

FUENTE: bonjoumesamis.blogspot.com

IGLESIA Y TORRE DE LOS CLÉRIGOS. Insistimos en que la construcción religiosa son indispensables de Oporto que visitar. La Torre dos Clerigos es otro bello ejemplo, siendo el conjunto más alto de la ciudad con 76 metros. Os parecerá poco quizás, pero hay que tener en cuenta el casco antiguo es bastante alto. Desde la punta de esta joya barroca del siglo XVIII podéis divisar toda la techumbre de la segunda ciudad más importante de Portugal.

FUENTE: oporto.info

MAJESTIC CAFE. No todo es rococó en Oporto. La decoración art-decó de este establecimiento os transportará directamente al ambiente de los (felices) años 20. Localizado en la Calle Santa Catarina, en una de las zonas comerciales indispensables de Oporto, los camareros van con uniforme distinguido y nosotros incluso nos encontramos con un pianista que amenizaba la tarde. Eso sí, la carta es algo cara pero también merece pasar aquí el rato.

FUENTE: Pinterest.

ESTACIÓN DE SAN BENTO. Los clásicos paneles azules también se han apoderado de la Estação Ferroviária de Porto-São Bento. No sólo os encontráreis los azulejos portugueses en su fachada sino también en el interior, que cuentan la historia de país a través de 20.000 piezas cerámicas. Esta estación, en funcionamiento desde fines del siglo XIX, está considerada como una de las más bellas del mundo. Y no es de extrañar…

FUENTE: 101 Viajes.

CATEDRAL DE OPORTO. O Sé do Porto, si queréis preguntar a los portuenses dónde se encuentra. No tiene pérdida. Está cerca de la Estación de San Bento, subiendo un repecho. Se empezó a construir en el siglo XII, del que se conserva su base románica. Pero es otro edificio de los indispensables de Oporto que sufrió la invasión barroca. Aparte de su visita, destacan sus alrededores, desde el cual podéis ver unas vistas colosales del casco histórico de la ciudad, así como su ribera por el otro lado.

FUENTE: Tripadvisor.

PUENTE DE DON LUIS I. Y acabamos con quizás el icono de la ciudad. El Ponte de Dom Luis I una las “dos” ciudades de Oporto, la nueva (Vila Nova de Gaia) con la antigua. Diseñado por el belga Théophile Seyrig, este gigante de acero se levantó en 1886 para sustituir al anterior puente colgante. A sus alrededores está la ribera, que no hay mejor marco incomparable desde el que poder disfrutarlo. ¡Cómo no va a ser uno de los indispensables de Oporto!

FUENTE: Ok Voyage.

 

  • Dale “me gusta” a nuestra página de Facebook.
  • Síguenos en Twitter, pío, pío.
  • Cuchichea nuestras fotos en Instagram.
  • Mira los vídeos de nuestros viajes en Youtube.