Por Francisco Belín

Fotografía por Ezequiel Pérez

Muchas recetas marroquíes asoman sugestivas al viajero con vivos tonos cromáticos (también la vajilla), materia prima y registros gustativos en los que advierten fusiones de la tradición árabe, bereber y mediterránea en natural equilibrio entre lo dulce y lo salado.

Harira Marruecos

Desde Marruecos nos llega esta plástica imagen de las afamadas brochetas de cordero o pollo adobadas, en el que la especia ras el hanout suele tener una muy viva presencia. Procede esta vertiente de rica fast food, digamos, de la sabrosa comida callejera (con claras semejanzas de preparaciones como el kebab, el shisk kebaba iraní,…).  Como suele decirse con otras especialidades que podamos tener en mente, estas brochetas maravillosamente especiadas, las originales, saben mucho mejor in situ, así que la escapada nos propiciará muchas alegrías gustativas.

Calamar saharaiano Marruecos