Por Paula Albericio

La lluvia de estrellas de las Perseidas, o lágrimas de San Lorenzo como se las conoce popularmente y que se produce cada año entre finales de julio y agosto, será esta vez cinco veces más intensa que años anteriores, lo que hará que durante la noche del jueves 11 al viernes 12 de agosto (cuando este fenómeno estelar alcanzará el máximo visible) miles de personas en Canarias se dirijan en busca del mejor lugar del que disfrutar  del fabuloso espectáculo que esa noche nos regala el cielo.

Sin duda, La Palma y Tenerife se postulan como dos de los destinos favoritos para quienes quieran observar y captar la lluvia de estrellas de las Perseidas y, como cada año por estas fechas, las excursiones hacia las zonas más altas de Tenerife y La Palma para ver las estrellas y  capturar el momento en imágenes, será una de las actividades mayoritarias de la jornada.

Roque-Muchachos--644x362--575x322
Foto vía: www.hoy.es

El Teide y las zonas cercanas (cuanto a más altura, mejor visibilidad) se convierten en lugar de peregrinaje en Tenerife para disfrutar de una noche bajo un manto de estrellas y en la que todas las miradas se dirigen al cielo. Las cumbres de La Palma son el lugar perfecto para observar como llora San Lorenzo sobre la isla bonita, la especial particularidad del cielo de esta isla hace que el fenómeno estelar de las Perseidas se pueda observar desde casi cualquier punto de la isla, aunque claro, cuanto más cerca del cielo, mejor, por lo que el Roque de los Muchachos es la mejor opción y también la más popular.

El fenómeno estelar de las Perseidas tiene lugar cuando la Tierra atraviesa en su trayectoria en torno al Sol la estela del cometa Swift-Tuttle, lo que provoca que multitud de partículas, denominadas meteoroides, choquen contra la atmósfera.

Imagen-Teide-Perseidas-Turismo-Tenerife_EDIIMA20150123_0720_13
Foto vía: www.eldiario.es

La belleza y calidad de los cielos de las Islas Canarias es incuestionable, así lo acreditan los dos observatorios que se ubican en la provincia occidental: el Observatorio del Roque de los Muchachos en La Palma, en el que se encuentra una de las baterías de telescopios más completa del mundo y el Observatorio de El Teide, en Tenerife. Prueba de que tanto para profesionales como para aficionados, observar y estudiar las maravillas del cielo y del Universo desde cualquiera de las dos islas es todo un privilegio, y si no que le pregunten a Stephen Hawking, pues si el afamado científico afirma que Canarias es un lugar maravilloso para hacer ciencia, ¿quiénes somos nosotros para llevarle la contraria?